×

Mensaje

Directiva de Privacidad de la EU

Este portal usa cookies para gestionar la autenticación, navegación y otras funciones básicas. Con el uso del portal, tú estás aceptando que podamos usar las cookies en tu dispositivo para estos fines

Mira el documento de directiva de privacidad digital

View GDPR Documents

Has declinado las cookies. Esta decisión puede cambiarse.

 

FRANCIA: Arles – Montpellier – ESPAÑA: Barcelona

 

Después de pagar el hotel, daremos una vuelta con Pipo con el centro de Arles para despedirnos de la ciudad que nos habrá acogido durante casi una semana. Haremos el siguiente recorrido (2Km, 25m):

 

En principio Pipo no puede entrar en ninguna, probaremos otra vez cargar con él en la espalda dentro de su bolsa

 

recorrido por Arles 

icono verde 46

Arénes d’ArlesArénes d’Arles

 

Las Arenas de Arlés es un anfiteatro romano situado en dicha localidad del sur de Francia, calificado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y con capacidad para 14.000 personas.

Fue construido hacia 80-90, en el marco de las extensiones flavias de la ciudad y poco después de construirse el Coliseo de Roma, del que toma las principales características. Incluye un sistema de evacuación por numerosos pasillos de acceso vomitorios, una escena central de forma elíptica rodeada con gradas, con los soportales, sobre dos niveles, a lo largo de un total de 136 metros, es decir, de una dimensión superior al anfiteatro de las Las Arenas de Nimes, construido poco después. Este edificio puede acoger 25.000 espectadores.

Este «templo» del juego donde se enfrentaban los gladiadores sigue funcionando hasta el final del Imperio romano. En 255, el emperador Gallo hace celebrar con juegos las victorias de sus ejércitos contra los galos. A principios del siglo IV, Constantino I hace representar grandes cazas y combates con motivo del nacimiento de su hijo mayor. Más tarde, Mayoriano ofrece allí varios espectáculos. Finalmente, se sabe gracias a Procopio que, en 539, Childeberto I, rey de París, quiso que se renovase en su presencia los juegos de la Antigüedad.

A finales del siglo VI, las arenas se adaptaron a la nueva realidad del tiempo: la vuelta de la inseguridad. Fue pues transformado en bastida, especie de fortaleza urbana que al hilo de los tiempos se dota de cuatro torres y en la cual se integraron más de 200 viviendas y dos capillas.

Esta función residencial se perpetúa en el tiempo antes de que la expropiación comenzada a partir de finales del siglo XVIII no se termine definitivamente hasta el año 1825 bajo el impulso del alcalde de la época, el barón de Chartrouse. Las arenas se volvieron a encontrar, a partir de 1830, en una fiesta inaugural con motivo de la celebración de la toma de Argel, el lado festivo y dramático inicial para el cual se construyeron, como una clase de perpetuación de las costumbres romanas, con el espectáculo taurino lo que le vale el nombre actual de «Arenas».

En 1840, se las califica como «monumento histórico de Francia» a iniciativa del escritor Próspero Mérimée, que además es inspector de Monumentos históricos desde 1834. Conserva esta función hasta 1860.

Este edificio acoge hoy numerosos espectáculos, en particular corridas de toros, además de teatro y espectáculos musicales, una manera de combinar la conservación del patrimonio antiguo y la vida cultural de hoy.

 

icono verde 47 Théâtre AntiqueThéâtre Antique

 

El teatro antiguo es un teatro romano calificado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El teatro antiguo fue construido a finales del siglo I a. C., poco después de la fundación de la colonia romana. Comenzado hacia el año 40-30 a. C., se acabó el año 12 a. C., convirtiéndose así en uno de los primeros teatros de piedra​ del mundo romano. El teatro se inscribe dentro de la cuadrícula romana, sobre el decumano y forma parte del plan de urbanismo de Augusto. Las primeras excavaciones de 1651 sacaron a la luz la famosa «Venus de Arlés» (estatua en mármol, actualmente en el Louvre). 

El teatro inicial incluía tres partes: la cavea, espacio semicircular que recibe a los espectadores, la escena donde actuaban los protagonistas y el muro que servía a la vez de decorado y cierre del monumento. 

El teatro a diferencia del anfiteatro o el circo ofrecía espectáculos donde interpretaban actores; se representaban tragedias, comedias, mimos y pantomimas romanos o griegos con destino a un público probablemente más refinado. Estas obras teatrales representadas esencialmente en fiestas celebradas en honor de dioses, eran gratuitas para que todos pudieran asistir.

De la elevación antigua que soportaba la cavea, no queda más que un tramo, englobado durante la Edad Media dentro de la defensa de la ciudad donde fue transformada en una torre de defensa. La orquesta conserva en su centro el rastro del sellado del altar dedicado a los cisnes, emblema de Augusto, dedicado a Apolo. Finalmente, quedan solas y misteriosas, dos columnas del centenar que decoraba el muro de la escena.

En este monumento también se celebran espectáculos. En particular, acoge, entre finales de junio y a finales de agosto, las Fêtes d'Arles et du costume («Fiestas de Arlés y del traje»), los Rencontres Internationales de la Photographie («Encuentros de Arlés»), el Festival des Suds («Festival del Sur») y el Festival du film péplum («Festival del cine peplum»).

 

  • Precio: 9€
  • Horario: 10h a 17h 
icono verde 48 Église Saint-TrophimeÉglise Saint-Trophime

 

Para la época en que se construyó la catedral, a finales del siglo XI o principios del siglo XII, Arlés era la segunda ciudad en tamaño de la Provenza, con una población entre 15.000 y 20.000 personas. Tenía un activo puerto sobre el río Ródano, y dos nuevas ciudades, a cada lado de la antigua ciudad romana, rodeadas por una muralla. Era al menos formalmente independiente como Reino de Arlés, y había atraído a muchas órdenes religiosas, incluyendo a los Caballeros Hospitalarios, los Caballeros Templarios y las órdenes mendicantes, que habían construido una serie de iglesias dentro de la ciudad.

El ábside y el transepto fueron probablemente lo primero en construirse, a finales del siglo XI, y la nave y el campanario fueron acabados en el segundo cuarto del siglo XII.3​ La iglesia románica tenía una larga nave central de 20 metros de alto; las laterales eran más bajas; un transepto sostenía el campanario central cuadrado. Las ventanas son pequeñas y quedan en lo alto de la nave, por encima del nivel de las naves laterales.

 

icono verde 49 Place de la RépubliquePlace de la République

 

En su centro se encuentra un obelisco encontrado en el circo romano y emplazado en 1676. Los monumentos que se pueden admirar son la iglesia de San Trophime de la que ya hemos hablado, el Ayuntamiento (l’Hôtel de Ville) y la iglesia de Santa Ana, ambos el siglo XVII, el palacio del arzobispo de XVIII y el edificio de correos construido por Auguste Véran en 1898.

 

  • Precio: 0€
  • Horario: siempre abierto 
icono verde 50 L'espace Van GoghL'espace Van Gogh

 

El Espace Van Gogh fue construido originalmente en el siglo XVI como el hospital principal de Arles y se mantuvo como tal hasta bien entrado el siglo XX. Lo más importante de la fama es que fue aquí donde Van Gogh se comprometió después del infame episodio de cortarse el lóbulo de la oreja izquierda en diciembre de 1888. 

El patio ha sido plantado extensivamente para parecerse lo más posible a su famosa pintura "Le Jardin de l'Hôtel de Dieu".

El complejo ahora alberga la biblioteca de la ciudad, así como espacios de exposición, una serie de tiendas de recuerdos y una cafetería.

 

 

Volveremos a coger las maletas y pondremos rumbo de vuelta a casa, parando primero en Montpellier (80Km, 1h):

 

recorrido de Arles a Montpellier 

icono amarillo 16

Montpellier

 

Montpellier es una ciudad del sur de Francia, en la región de Occitania y capital del departamento Hérault. Está cruzada por dos ríos: el Lez al este, y el Mosson al oeste. Según los datos de 2009 contaba con una población de 287.392 habitantes, que si se incluía el área metropolitana sumaban más de millón y medio.

Montpellier es una ciudad muy joven en comparación con otras grandes ciudades de la región como Nimes, Narbona, Béziers o Carcasona que fueron creadas en su mayor parte en la época romana. Montpellier fue fundada en el siglo VIII. Durante la Edad Media, la vecina ciudad de Magalona era la ciudad principal de la zona, pero los frecuentes ataques piratas favorecieron un asentamiento más interior. Hasta el siglo X no adquirió cierta importancia, cuando se convirtió en un centro comercial para los condes de Tolosa. Gracias a su situación geográfica, el siglo XII representa el principio de un desarrollo cultural y económico para la ciudad, convirtiéndose en una importante ciudad mercantil. Entre 975 y 1349 fue la capital del señorío de Montpellier, primero bajo la dinastía de los Guillermos (Guilhem en occitano), y posteriormente de la Corona de Aragón.

Montpellier pasó a formar parte de la Corona de Aragón tras la boda de Pedro II de Aragón con María de Montpellier en 1204, cuyo hijo, Jaime, nació en la ciudad en 1208. Tras la muerte de Jaime I, el Señorío de Montpellier pasó a formar parte del Reino de Mallorca, hasta que, en 1349, Jaime III de Mallorca lo vendió junto a sus otras posesiones en Occitania al rey francés Felipe VI para recaudar fondos en su guerra contra Pedro IV de Aragón, momento en el que pasó definitivamente a la corona francesa. Médicos judíos crearon la Escuela de Medicina a principios del siglo XIII. La Universidad fue creada el 26 de octubre de 1289. La sede del obispado de Magalona fue trasladada en el año 1536 a Montpellier.

Durante la época de la Reforma protestante, muchos de sus habitantes eran hugonotes, nombre con el que se conocía en Francia a los calvinistas. La ciudad fue un feudo de la resistencia protestante frente a la corona francesa, de tendencia católica. En 1622, el rey Luis XIII de Francia tomó la ciudad tras un asedio de veinte meses.

Durante el siglo XIX, la ciudad se desarrolló industrialmente convirtiéndose en un importante centro de la región.

En esta capital de región tuvo lugar la llamada Entrevista de Montpellier, entre los generales Francisco Franco y Philippe Pétain, presidente de la Francia de Vichy, el primero estaba de paso por la ciudad ya que se incluía en la ruta de regreso del tren tras la Entrevista de Bordighera con Mussolini.

 

Invertiremos lo que queda de mañana hasta principios de la tarde por el centro de la ciudad, dando un paseo de 3Km o 35m, parando para comer y para que Pipo lo olisquee todo:

 

recorrido por Montpellier 

icono verde 51 Arc de TriompheArc de Triomphe

 

Diseñado por el arquitecto François D'Orbay, estudiante de Mansart, el Arco del Triunfo de Montpellier fue construido en 1692 en el lugar de una de las puertas de la antigua muralla. Es la puerta de acceso al Parque Peyrou. 

Se puede contratar una visita guiada en la Oficina de Turismo para subir hasta la parte superior (88 escalones).

 

  • Precio: 0€
  • Horario: siempre abierto
icono verde 52 Aqueduc des ArceaAqueduc des Arcea 

 

El acueducto Saint-Clément (comúnmente conocido como acueducto des Arceaux) fue construido en el siglo XVIII con el fin de abastecer de agua a Montpellier. Después de que la Societé Royale des Sciences reflexionara sobre el problema del agua en Montpellier, se recurrió al ingeniero Henri Pitot de Launay en 1754 para asignarle esta tarea. Este se inspiró en el Puente del Gard.

El acueducto conecta el nacimiento de Saint-Clément en la torre de agua del paseo de Peyrou a una distancia de 14 km. Gracias a esta construcción, Montpellier puede abastecer las numerosas fuentes del centro de la ciudad. 

La construcción, de unos 800 m, está constituida por una fila doble de arcadas que dan nombre al barrio que atraviesan, les Arceaux.

Los martes y sábados por la mañana se pone un mercado a los pies del acueducto.

 

  • Precio: 0€
  • Horario: siempre abierto
icono verde 53 Cathédrale Saint-PierreCathédrale Saint-Pierre

 

Catedral católica de Francia, levantada en la ciudad de Montpellier, la actual capital del departamento de Hérault y de la región de Languedoc-Rosellón. Situada en el Écusson, el centro de la vieja ciudad, es el monumento de estilo gótico más importante de la ciudad y la iglesia más grande del Languedoc-Rosellón.

La catedral de San Pedro fue originalmente la capilla del monasterio-colegio Saint-Benoît Saint-Germain, fundado en 1364 por el papa Urbano V. Esta iglesia fue erigida en catedral en 1536, cuando la sede episcopal fue trasladada desde la cercana localidad costera de Maguelone a Montpellier.

La iglesia constaba de una sola nave, con cinco tramos que delimitaban las capillas laterales, en número de catorce. La ornamentación de la iglesia era muy rica. El altar mayor estaba rodeado por un retablo de plata dorada. En la planta baja, la pequeña sacristía era común con la iglesia. Tenía en el interior gabinetes de varias cerraduras, incluyendo uno donde se acostumbraba a preservar reliquias (brazos de plata de san Benedicto, de San Germán y de san Blas), así como libros y vestimentas en cofres. 

Durante las guerras de religión, la catedral fue el blanco de los ataques protestantes. El 20 de octubre de 1561, después de un asedio que duró toda la noche, la multitud entró a través de una brecha en la catedral donde se habían refugiado algunos dignatarios católicos acompañado por una tropa de soldados. La magnitud de la masacre varía entre 8 y 50 muertes, según los cronistas. En 6 o 7 horas la iglesia fue completamente despojada. Sin embargo, los cónsules de la ciudad (todos protestantes) lograron preservar el tesoro estableciendo un inventario. El saqueo de la catedral fue seguido por el saqueo de los conventos y monasterios de la ciudad. En 1562, la catedral perdió sus campanas y sus rejas de hierro que se fundieron para hacer munición contra el asedio de la ciudad por los católicos.

En 1567, la catedral sufrió de nuevo el ataque de los protestantes que esta vez querían destruir el mismo edificio. Una torre se derrumbó llevándose con ella todo el edificio. Los canónigos de la catedral se refugiaron en Villeneuve-les-Maguelone y Frontignan o permanecieron hasta el fin del asedio de Luis XIII en 1622.

El rey reconstruyó la catedral inmediatamente. La bóveda, el pavimento de la nave y la fachada fueron rehechos. Después de ser reformado de acuerdo con un proyecto de Jean-Antoine Giral en el siglo XVIII, Saint-Pierre fue víctima de la voluntad de transformarlo en un edificio más ambicioso.

En 1795, la sede episcopal (el antiguo monasterio de San Benito), se convirtió en la sede de la Facultad de Medicina de Montpellier.

El 20 de julio de 1847, monseñor Charles Thomas Thibault (1835-1860) obtuvo para la catedral, la declaración de basílica menor, que entonces rara vez era concedida (la tercera iglesia en Francia, tras la Basílica-Catedral de Nuestra Señora de París, en 1805, y la Basílica-Catedral de Saint-Apollinaire de Valence, ese mismo año 1847).2​

En 1856, la estructura de la catedral sirvió de modelo a los padres de las Sociedad de las Misiones Extranjeras de París, para la construcción de la iglesia de San Francisco Javier en Malaca, en Malasia.

 

icono verde 54 Fontaine de la Licorne (Place de la Canourgue)Fontaine de la Licorne (Place de la Canourgue)

 

La Place de la Canourgue es la plaza más bonita, romántica y antigua de Montpellier.

En este emplazamiento es donde debería haberse construido la catedral, pero al final esta idea no se materializó.

A la sombra de los almeces hay todo tipo de terrazas y bancos para hacer una pausa y descansar en pleno centro de Montpellier. La plaza está rodeada de hoteles particulares del siglo XVII: el hotel Richer de Belleval, el hotel de Cambacérès y el hotel de Sarret.

Al fondo del jardín, al final de los rectos paseos, destaca la Fuente de Licornes y una vista impresionante de la catedral de Saint-Pierre.

 

  • Precio: 0€
  • Horario: siempre abierto 
icono verde 55 Place du Marché aux FleursPlace du Marché aux Fleurs

 

La Place du Marché aux Fleurs está situada en el centro histórico de Montpellier, no muy lejos de la Prefectura. En esta zona se encontraba en su día el Convento de los Capuchinos, que fue vendido como propiedad nacional tras la Revolución Francesa y destruido para crear la Place des Capucins. La Place des Capucins se convirtió en la Place du Marché aux Fleurs en 1814 (hoy en día el verdadero mercado de flores está en el Espace Mosson).

En 1829 se instaló una estatua de Luis XVI en el centro de la plaza, hoy en día reemplazada por una fuente del escultor español Manuel Clemente Ochoa.

La Place du Marché aux Fleurs cuenta con gran número de restaurantes y cafeterías, lo que la convierte en una zona muy agradable para almorzar en una terraza.

 

  • Precio: 0€
  • Horario: siempre abierto
icono verde 56 Place de la ComédiePlace de la Comédie

 

La Plaza de la Comédie es un lugar de paso obligado si viene a Montpellier. También llamada "plaza del huevo" por su forma ovalada, constituye uno de los más amplios espacios peatonales de Europa, dominada por la Ópera Comédie.

La plaza está rodeada por edificios del siglo XIX, pero por lo que es más conocida es por la fuente de las Tres Gracias, diosas emblemáticas de Montpellier y numerosos artistas callejeros, así como terrazas de cafeterías y restaurantes abarrotadas de gente disfrutando del sol y de la animación del lugar. 

Por la noche, su iluminación viste la plaza de hermosos colores.

La Plaza de la Comédie es el punto de partida para hacer una visita del centro histórico, para los amantes de las compras y de las piedras antiguas.

 

  • Precio: 0€
  • Horario: siempre abierto 
icono verde 57 Église Saint-RochÉglise Saint-Roch

 

Cuenta la historia que San Roque (Saint Roch) nació en Montpellier en el año 1295 y que su padre era el gobernador de la ciudad.

A la edad de 20 años distribuyó su fortuna entre los pobres para poco después partir rumbo a Italia disfrazado de mendigo, parando en varias poblaciones para ayudar a los muchos enfermos por la peste, que azotaba Europa sin piedad.

Con una vida dedicada a los demás, viajo por toda Italia donde también fue víctima de la peste, aunque milagrosamente se sanó y salió ileso de ella. 

Después regresó a su Montpellier natal, donde gobernaba su tío que ordenó su encarcelamiento al no reconocerlo y pensar que era un espía. 

Años después murió, pero una extraña marca que tenía en el pecho todavía era visible. Poco más tarde se lo nombró santo y se convirtió en una de las personas más importantes de Montpellier y de Francia y mundialmente para el catolicismo.

La iglesia de Saint Roch construida en su honor en Montpellier, es uno de los principales puntos de interés que nos ofrece esta localidad y una buena manera de acercarnos a la historia de la misma. Ubicada en la plaza con su mismo nombre (place de St Roch) la iglesia es una construcción típica de la época y llena de detalles en puertas y fachada. Su interior también merece una visita, especialmente las figuras dedicadas a San Roque y varios cuadros y detalles arquitectónicos.

 

  • Precio: 0€
  • Horario: depende de los oficios 

 

Finalmente, recorreremos los 350Km que nos separan de casa (3:30h):

 

recorrido de Montpellier a Barcelona 

Escribir un comentario

Los usuarios que se autentican vía el formulario en abierto tienen que esperar a que revisemos el comentario, ya que se consideran invitados en elPipo.es; los que se dan de alta vía Facebook, Google o el propio portal verán publicado su comentario al instante
   


Código de seguridad
Refescar