×

Mensaje

Directiva de Privacidad de la EU

Este portal usa cookies para gestionar la autenticación, navegación y otras funciones básicas. Con el uso del portal, tú estás aceptando que podamos usar las cookies en tu dispositivo para estos fines

Mira el documento de directiva de privacidad digital

View GDPR Documents

Has declinado las cookies. Esta decisión puede cambiarse.

 

BOSNIA: Mostar – CROACIA: Ston – Slano - Dubrovnik

 

Nos levantamos tranquilamente y nos ponemos de nuevo rumbo a Croacia, esta vez a la ciudad de Ston (102Km, 2h). Antes de abandonar el país, repostaremos gasolina, ya que es mucho más barata en estas tierras.

 

Hay que ir con tiempo, ya que cruzaremos la frontera un par de veces durante la mañana

 

  

 icono blanco 28

Ston 

Ston o Stagno es un pueblo y municipio en el condado de Dubrovnik-Neretva de Croacia, situada al sur del istmo de la península de Pelješac. El pueblo de Ston es el centro del municipio de Ston.

Ston fue una fortaleza importante de la República de Ragusa cuyas murallas defensivas fueron consideradas como un logro notable en la arquitectura medieval. Las medidas del muro interior de la ciudad son de 890 metros de longitud, mientras que la Gran Muralla exterior de la ciudad tiene una circunferencia de 5 km. Las murallas se extienden a Mali Ston ("Pequeña Ston"), una ciudad más pequeña en el lado norte del istmo de Pelješac y el final de la bahía de Mali Ston, notable por su maricultura.

La Muralla de Ston es el segundo sistema defensivo más grande del mundo, después de la Muralla China, por eso se la conoce con el sobrenombre de “la muralla china europea”. Tiene forma de pentágono y se terminó en el siglo XV, junto con sus cuarenta torres y cinco fortalezas. Es la segunda muralla más larga de Europa, sólo superada por el Muro de Adriano, entre Escocia e Inglaterra.

Ston es conocido también por sus salinas, que estaban a cargo de la República de Ragusa y el Imperio otomano, pero también por sus mejillones y sus ostras. 

 

Pasad de largo, no vale la pena

 

Aparcaremos en el parquin gratuito a la entrada del pueblo, y nos dirigiremos hacia el centro del pueblo para buscar algún acceso a la muralla, autentico atractivo local, para subir a ella y caminar por encima unos metros.

 

 

Con Helena totalmente exhausta de subir y bajar tantas escaleras, pondremos rumbo a Slano (20Km, 20m): 

 

 

 icono blanco 29

Slano

Slano es una localidad portuaria en la bahía del mismo nombre, a 37 kilómetros al norte de Dubrovnik. Situada en una hermosa bahía. El puerto está resguardo, por lo que los yates y barcos pequeños podrán amarrar en la bahía Banja, mientras que los más grandes deberán hacerlo un poco más lejos 

La economía se basa en la agricultura, los olivos, la viticultura, la fruticultura, el cultivo del tabaco y de hierbas medicinales, la pesca y el turismo. La localidad cuenta con monumentos históricos y culturales; aquí se podrán ver restos de los asentamientos de los ilirios y monumentos barrocos y renacentistas.

 

Dejaremos el coche en el parquin y daremos una vuelta por el centro del pueblo (1,5Km, 20m):

 

 

icono verde 72

Sveti Jerolim

El Monasterio de San Jerónimo está situado al sur de la localidad de Slano, en un lugar dominante con vistas a toda la bahía, el canal y las colinas cercanas. Está separada de la ciudad por una carretera que conduce desde la costa hasta el Palacio del Príncipe. La República de Dubrovnik, inmediatamente después de la adquisición de la costa de Dubrovnik en 1399, concedió el permiso a los franciscanos de Bosnia para construir un monasterio, con el fin de suprimir Bogomilism.

  • Precio: 0HRK
  • Horario: ¿?
icono verde 73

Sveti Vlaho 

Se encuentra ubicado en la parte oriental de la ciudad de Slano a lo largo del camino que conduce a Banja. Se trata de un edificio oneaisled con un ábside rectangular. El techo de la nave es una bóveda en espejo y hay una bóveda de cañón alrededor del santuario. La fachada principal está enmarcada por un portal con un frontón abierto, y una palmeta estilística decorado.

En el marco de la puerta del portal, hay una inscripción en latín que data del edificio de la iglesia para 1.758: ADNI MDCCLVIII TIENE TIBI INMERSIÓN BLASI Letunich STRUXERAT AEDES SACRAVITQ (VE) EIA CUM Greaca postor OPUS. El edificio de dos plantas de la corte parroquial fue construido al lado del santuario.

  • Precio: 0HRK
  • Horario: ¿?

 

Después de dar una vuelta por Slano, ponemos rumbo Kings Landing, quiero decir, Dubrovnik (35Km, 35m):

 

 

 icono blanco 30

Dubrovnik

Dubrovnik o Ragusa es una ciudad costera localizada en la región de Dalmacia, en la República de Croacia. Tiene una población de 42.615 habitantes (censo 2011). Es uno de los centros turísticos más importantes del mar Adriático. Se la conoce como "la perla del Adriático", "la Atenas dálmata", ya que sus antiguos habitantes la distinguían como única, donde proliferaron grandes exponentes de la humanidad de las artes y ciencias. Dubrovnik es una ciudad rodeada de murallas y fortificaciones, al pie de la montaña de San Sergio, que cae a pico sobre las aguas del Mar Adriático.

Esta ciudad nació en el siglo VII, era un pueblo de pescadores, que mayoritariamente habían llegado a estas costas huyendo de los eslavos que saqueaban aldeas en los Balcanes. Construyeron murallas para protegerse, pero en el siglo VIII los árabes lo atacaron por mar. 

En el siglo IX, una vez recuperada la ciudad a los árabes, la conocida como Ragusa se convierte en el puerto y ciudad más importante de toda la Costa de Dalmacia, formando un país autónomo llamado la República de Ragusa, que se regía bajo el Imperio bizantino. Su extensión era de unos 1000 kilómetros cuadrados, pero su potencial naval le hacía ser una de las potencias marítimas en el Adriático y el Mediterráneo Oriental.  Desgraciadamente, su flota era más comercial que bélica, y los normandos invadieron Ragusa en el Siglo XI. Un siglo más tarde, la ciudad había crecido y se construyen nuevas murallas para proteger la ciudad. En el Siglo XIV la ciudad recibe por primera vez su nombre actual, Dubrovnik, o lo que es lo mismo, inmenso bosque de robles, por sus impresionantes bosques de este árbol.

En el siglo XIV la ciudad de Dubrovnik llega a un acuerdo de protección con el Imperio Otomano, un tratado curioso ya que refrendaba una buena relación entre un Imperio musulmán y un país cristiano. Esto posibilitó también un importante comercio en su puerto, seguro, y con el respaldo de todo un imperio como el otomano. 

Era una época de esplendor para la Perla del Adriático, una época de riqueza que se sustentaba en el Puerto Comercial, que finalizó de golpe debido a un terremoto en 1667 que destruyó buena parte de la ciudad. Una vez recuperado de ese golpe, la vida proseguía en Ragusa, pero nunca nada volvió a ser igual. Esta vez, en el Siglo XIX, fue Napoleón el que volvió a asestar un duro golpe, el de acabar con la República de Ragusa. En 1815 el tratado de Viena pone fin a Napoleón y a sus dominios, pero la ciudad, lejos de recuperar su libertad queda enclavada en el imperio austrohúngaro. Continuaba la caída de esta ciudad próspera. 

La puntilla se la dieron las dos guerras mundiales del Siglo XX, unos conflictos que dejaron la ciudad en el umbral de la problema, una pobreza que comenzó a ver su fin al darse cuenta de su potencial turístico, fue el lugar al que comenzaron a ir turistas de todo el continente, una situación que hizo crecer la ciudad hasta la guerra de 1991. 

En esta guerra, la ciudad se alió con los croatas, por la República de Croacia, lo que propició la declaración de guerra de serbios y montenegrinos, y lanzaron un ataque sobre la ciudad que propició la destrucción de una ciudad desarmada, sin defensas, ya que no era una ciudad bélica. Más de 30,000 personas tuvieron que dejar sus hogares, otros tantos se fueron del país, no menos sufrieron abusos, violaciones, humillaciones de todo tipo, destrucción, saqueos… fueron años negros en los que la ciudad cayó en una profunda depresión.

En 1979, la ciudad antigua de Ragusa (el recinto amurallado) fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco; la declaración fue ampliada en 1994.

 

Como siempre, dejaremos los trastos en el apartamento antes de nada:

 

Villa Elly

Ul. Ivana Matijaševića 2A, 20000, Dubrovnik, Croatia

+385 20 421 913

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

GPS: 42.64581, 18.09871

 

Después de que Pipo haya jugado un poco con el perro de los dueños del apartamento, iremos a visitar la ciudad con mucha calma, ya que hay mucho por ver y tendremos más tiempo los siguientes días disfrutar de Dubrovnik (3Km, 45m):

 

  

icono verde 74

Vrata od Pila 

La Puerta de Pila, o Puerta de Pile (pile significa «puerta» en griego), es un complejo fortificado, con varias puertas, y defendido por el Fuerte Bokar y el foso que corría alrededor de la sección fuera de los muros de la ciudad. En la puerta de entrada a la ciudad antigua, en el lado occidental de las murallas exteriores, hay un puente de piedra entre dos arcos góticos, que fueron diseñados por el prestigioso arquitecto Paskoje Miličević Mihov en 1471. Ese puente se conecta con otro puente, un puente levadizo de madera, que aún puede ser levantado. Durante la época de la república, el puente levadizo de madera de la Puerta de Pila era levantado cada noche con considerable pompa, en la ceremonia se entregaban las llaves de la ciudad al rector de Ragusa. En la actualidad, se extiende por un foso seco cuyo jardín ofrece un descanso de las multitudes. Por encima de los puentes, sobre el arco de la puerta principal de la ciudad, hay una estatua del patrón local: San Blas, (en croata: Sveti Vlaho), con un modelo de la ciudad renacentista

  • Precio: 0HRK
  • Horario: siempre abierto
icono verde 75

Velika Onofrijeva fontana

El viajero que entra a la ciudad vieja de Dubrovnik por la Puerta de Pile, al inicio de la emblemática Stradun, se encuentra de frente con uno de los monumentos más originales y emblemáticos de la ciudad: la Gran Fuente de Onofrio (Velika Onofrijeva česma, en croata), una singular fuente de piedra conocida por su estructura poligonal de 16 caras y rematada por una gran cúpula abierta en su parte superior.

La fuente fue construida frente al Monasterio de las Clarisas por el arquitecto napolitano Onofrio della Cava en el año 1438, de ahí su nombre. La idea era la de levantar una fuente con cierta monumentalidad en el punto final del acueducto subterráneo, diseñado también por él mismo, un canal que transportaba agua a la ciudad desde una vertiente cercana al río Dubrovacka, ubicado a unos 12 kilómetros. El agua mana en esta fuente a través de 16 bocas  esculpidas con forma de máscara (maskeroni), que se ubican en cada una de las 16 caras del edificio. 

Hay que destacar también que esta es la única fuente de Dubrovnik de la que mana agua durante las 24 horas del día, gracias al mecanismo especial que la hace funcionar. El agua es fresca y pura, perfectamente adecuada para el consumo humano, por eso son muchos los vecinos de la zona que vienen a diario aquí a rellenar botellas y garrafas de plástico.

  • Precio: 0HRK
  • Horario: siempre abierto
icono verde 76

Franjevački samostan Male braće

La presencia de la Orden Franciscana en Dubrovnik es muy antigua y se remonta al año 1235. Al principio los monjes vivían en el viejo Convento de Santo Tomás, en el barrio de Pile, hoy ya desaparecido, aunque ya en el siglo XIV está documentado su asentamiento en su actual ubicación.  Al monasterio se le añadió una biblioteca en el siglo XVII en la que se conservan valiosos manuscritos y piezas de coral, así como numerosas pinturas de artistas desconocidos, una gran colección de joyas votivas y una curiosa reliquia: la cabeza Santa Úrsula.

Tras el terremoto del 6 de abril de 1667, el edificio fue reconstruido con nuevos elementos barrocos.

Claustro

En su interior hay dos grandes claustros: el superior, de corte renacentista, con bóvedas de crucería y arcos de medio punto, y el inferior, obra del arquitecto croata Mihoje Brajkov, de estilo románico-gótico, con columnas ornamentales y capiteles que adoptan las más diversas formas: geométricas, vegetales, animales y humanas.

Una serie de frescos pintados en 1860 representan escenas de la vida de San Francisco. En uno de los claustros se conserva además una fuente decorada con una estatua del santo.

Farmacia

Sin embargo, la auténtica joya del monasterio es la botica, la tercera farmacia más antigua de Europa, que todavía hoy sigue en funcionamiento.

En sus primeros días sólo atendía a las necesidades de los monjes, aunque poco a poco se fue convirtiendo en la farmacia a la que todos los habitantes de Dubrovnik acudían en busca de curas y remedios. Eran los propios monjes franciscanos quienes preparaban pócimas para curar toda clase de dolencias. La botica posee una biblioteca propia donde se guardan viejos libros con recetas naturales y otras fórmulas, incluidos algunos elixires de la eterna juventud.

Los muebles de la botica, del siglo XVI, están perfectamente conservados. Otros objetos que encontramos allí son bellos botes fabricados en Siena y Florencia para conservar los preparados medicinales, varios morteros y aparatos para la destilación de agua y antiguas balanzas de precisión.

icono verde 77

War Photo Limited

War Photo Limited es un espacio de exposición destinado a mostrar los horrores de la guerra, para que la gente vea a través de fotografías lo que la guerra es en realidad, sin importar lo mucho que puedan perturbar las imágenes. 

Expuestas se encuentran las obras de los mejores y más famosos reporteros gráficos de guerra del mundo, y una parte de la exposición que se muestra en Dubrovnik, tuvo su estreno europeo aquí, como fotos de la guerra de Afganistán.

El espacio de la exposición se encuentra en la calle Antuninska, en el centro histórico de Dubrovnik, y se extiende en dos plantas. La primera está reservada exclusivamente para la visualización de fotos enmarcadas, mientras que el segundo piso está equipado con la última tecnología para mostrar las obras fotográficas, como plasmas y proyecciones digitales, y el lugar es a menudo anfitrión de nuevas exposiciones.

icono verde 78

Stradun

Stradun (pronunciado strǎduːn) o Placa (Stradone o Corso) es la calle principal de Dubrovnik, Croacia. Está pavimentada con caliza, tiene una longitud de unos 300 metros y discurre por la Ciudad Vieja, la zona histórica de la ciudad rodeada por las Murallas de Dubrovnik.

La ubicación de la actual calle era un canal pantanoso que separaba Ragusa (antiguo nombre de Dubrovnik) del asentamiento forestal de Dubrava, antes de que fuera saneado en el siglo XIII. Stradun discurre a través de la ciudad amurallada en dirección este-oeste, conectando la entrada oeste llamada "Puerta de Pile" (Vrata od Pila) con la "Puerta de Ploče" (Vrata od Ploča) en el este. Ambos extremos están decorados con fuentes del siglo XV (la llamada Gran Fuente de Onofrio en el oeste y la Pequeña Fuente de Onofrio en el este) y campanarios (el Campanario de Dubrovnik en el este y el campanario del monasterio franciscano en el oeste).

Stradun se convirtió en la calle principal de la ciudad en el siglo XIII, y su apariencia actual se creó, en su mayor parte, tras el devastador terremoto de 1667, en el que se destruyeron la mayoría de los edificios de Ragusa. Antes del terremoto, las casas de la calle no estaban diseñadas tan uniformemente como en la actualidad, y la mayoría de ellos tenían arcadas y decoraciones elaboradas. Tras el terremoto de 1667 y el gran fuego que se desató inmediatamente después, la República de Ragusa aprobó una ley que especificaba el diseño de todos los futuros edificios residenciales construidos en la ciudad. Debido a esto, todas las casas del siglo XVII de Stradun tienen el mismo diseño: la planta baja siempre albergaba una tienda, con una entrada por la calle con una puerta y una ventana en un mismo marco, bajo un arco semicircular (durante el día la puerta estaba cerrada y los bienes se entregaban al cliente sobre el alféizar, que funcionaba como mostrador), y un almacén en la parte trasera con una entrada separada por un callejón. La primera planta estaba reservada para la sala de estar y la segunda planta tenía varias habitaciones, mientras que la cocina se situaba siempre en el ático encima de la segunda planta, para evitar la propagación de posibles incendios.

La mayoría de los edificios históricos y monumentos de Dubrovnik se sitúan en Stradun, por lo que es un lugar popular para los turistas.

  • Precio: 0HRK
  • Horario: siempre abierto
icono verde 79

Orlando kolona

Se dice de la Columna de Orlando, que fue hecha según una leyenda falsa. Ella muestra a un caballero medieval con una espada y un escudo. El mito se desarrolló por cronistas que escribieron, varios siglos más tarde, que el legendario caballero Orlando a finales del siglo VIII cerca de Lokrum derrotó a los piratas sarracenos.

En su honor y como un símbolo de la libertad de la ciudad, se levantó un monumento que se enfrentaba inicialmente de cara al este. Fue construido por el maestro italiano Bonino di Jacopo, de Milán, alrededor 1417, y es la escultura pública más antigua conservada en Dubrovnik. Antes de su columna existía otra mayor, que construida a finales del siglo XIV.

La Columna de Orlando obtuvo la función de exposición vergonzosa y castigo público de los delincuentes. Ahí, muchos terminaron con su vida frente al público, quien de esta manera, advirtió que pasaría en caso de desobediencia. Especialmente brutal era la manera en que eran castigados los conspiradores. También se llevaban a cabo flagelaciones, mutilaciones y marcas con objetos candentes en la cara o la frente. También servía para la notificación y declaración, resaltándose las noticias importantes.

Los lugareños empleaban la Columna de Orlando de un modo práctico: la mano derecha del caballero prescribe como una medida de longitud, llamada codo (51,2 cm). En la Columna de Orlando flameaba la bandera de la República de Dubrovnik, remarcando su independencia, y los franceses, con la abolición de ésta, ordenaron el retiro de las banderas seguido por el izamiento de la francesa. Es interesante que el Orlando de Dubrovnik es uno de sus cuatro monumentos que hoy se encuentran fuera de Alemania.

La Columna de Orlando en 1825 sufrió un infortunio cuando fue derribada por un fuerte viento. Fue devuelta al mercado recién en 1878, orientada hacia el norte. Pero los problemas no habían desaparecido. Dado que sobre la Columna de Orlando flamea la bandera izada en un alto mástil, el castigo del viento abre constantemente grietas. Las últimas surgieron en 2007.

No sólo sufre a causa de los desastres naturales, sino también por las personas. Solían torcerle la espada, así que la que se encuentra ahora no es la original, sino una réplica. En reserva siempre hay un conjunto de reemplazo, para poder cambiarla el mismo día que el monumento sea vandalizado.

Hoy, durante el Festival de Verano de Dubrovnik, sobre la Columna flamea una bandera con la inscripción “Libertas” (libertad), y durante las fiestas de San Blas, ondea la bandera con la imagen del santo.

  • Precio: 0HRK
  • Horario: siempre abierto
icono verde 80

Crkv sv. Vlaha

El lugar donde hoy se levanta la Iglesia de San Blas estaba ocupado anteriormente por una basílica románica del siglo XIV que pudo sobrevivir milagrosamente al devastador terremoto de 1667 pero acabó siendo destruida por un incendio en 1706.

Según la leyenda, de entre los escombros y las cenizas solo pudo salvarse una estatua de San Blas, que fue rescatada prácticamente sin un solo rasguño. La imagen fue trasladada a la vecina iglesia de San Nicolás en el barrio de Prijeko, donde sería custodiada hasta su regreso triunfal a su nuevo hogar: la iglesia que iba a ser construida en su honor.

La iglesia fue diseñada y edificada por el arquitecto veneciano Marino Gropelli, que el Senado de Ragusa mandó llamar solo unas semanas después del terrible terremoto.

Muchos turistas usan la escalinata de piedra para sentarse a descansar en su ruta de las maravillas por la ciudad vieja de Dubrovnik. Quien hace esto comete un grave error porque le está dando la espalda a la magnífica fachada de la iglesia, profusamente decorada.

El edificio tiene planta de cruz griega y está rematado por una gran cúpula. La nave central está iluminada por la luz de colores que penetra desde el exterior a través de sus ricas vidrieras. En el interior hay muchos y valiosos tesoros, empezando por el deslumbrante altar mayor de mármol donde se alza la famosa estatua de plata de San Blas chapada en oro, obra de los maestros orfebres de Dubrovnik del siglo XV.

  • Precio: 0HRK
  • Horario: solo abre para la celebración de la misa, de lunes a sábado, por la mañana a las 8h y por la tarde a las 17:30h 
icono verde 81

Knežev dvor

El Palacio del Rector es probablemente el edificio más importante y representativo en la historia de Dubrovnik. Fue construido como la sede del gobierno y residencia del príncipe, el más alto cargo político de la República.

El rector era elegido por un período de un mes para ejercer como presidente de la Cámara. Durante su mandato tenía a disposición una vivienda y una oficina en el palacio, lejos de su familia y dedicado por entero a los asuntos estatales. Más que un gobernante, el rector se convertía casi en un prisionero de sus obligaciones, dado que no podía abandonar el recinto salvo por razones de su cargo como visitas de estado.

Además de la residencia del rector, en el palacio están las dos salas del Gran Consejo y el Pequeño Consejo, una sala para juicios, una prisión, un arsenal y un polvorín. En la entrada hay una inscripción en latín que reza OBLITI PRIVATORUM PUBLICA CURATE: olvida lo privado y encárgate de lo público. 

En el siglo XIII en el lugar donde hoy se ubica el Palacio del Rector se levantaba un viejo castillo o fortaleza de inspiración romana que por influencia veneciana poco a poco fue tomando forma de palacio.

Al parecer, en el año 1435 una explosión fortuita del polvorín dañó severamente la estructura y hubo que proceder a reconstruir el edificio. Este trabajo le fue encomendado al ingeniero napolitano Onofrio de la Cava, a quien debemos la bella fachada mixta de estilo gótico-renacentista tan fotografiada por los turistas. Además de De la Cava participaron en la obra un sinnúmero de artistas, escultores, y albañiles.

El gran terremoto de 1667 fue otra terrible prueba de fuego para este y tantos otros edificios de Dubrovnik. De nuevo hubo que restaurar la fachada. Fue entonces cuando el gran arquitecto siciliano Tommaso Napoli dejó su huella barroca en ella.

El Palacio del Rector conservó su función original hasta 1808, cuando mariscal francés agosto Marmont abolió definitivamente la República de Dubrovnik.

Además de uno de los edificios más bonitos de Dubrovnik, el Palacio del Rector alberga en la actualidad el Museo de Historia de la ciudad. Las estancias del interior están decoradas con muebles antiguos que van desde el último período de la República de Dubrovnik hasta finales del siglo XIX.

En el área de exposición se exhiben pinturas de viejos maestros croatas desde el XV hasta la segunda mitad del siglo XIX. En el patio central se encuentra el busto de Miha Pracat, marinero y religioso croata del siglo XVI, el único monumento que la República de Dubrovnik levantó en honor a un ciudadano de a pie.

  • Precio: 40HRK
  • Horario: de 10h a 18h
icono verde 82

Palača Sponza

El Palacio Sponza, también conocido en la ciudad simplemente con el nombre de Divona, es un señorial edificio de Dubrovnik construido entre 1516 y 1521 con una armoniosa combinación de los estilos artísticos de la época: uno que ya vivía sus últimos días de gloria, el gótico, y otro que se hallaba en pleno apogeo, el renacentista.

El constructor y diseñador del Palacio Sponza fue el arquitecto local Paskoje Miličević Mihov, quien también participó en la creación de las murallas de la ciudad, la Puerta de Pila y los puentes que conducen a la Fortaleza de Revelin. Es fácil reconocer su estilo en todos estos lugares. Por otra parte, la loggia y las esculturas talladas en mármol en ella son obra de los hermanos Andrijić, maestros procedentes de la isla de Korcula.

El nombre “Sponza” procede de la palabra italiana spongia, utilizada para designar el sitio donde se recoge el agua de la lluvia, el clásico compluvium de las antiguas casas romanas. De ello se deduce que desde sus inicios este fue un emplazamiento fundamental para la vida de la ciudad.

En la actualidad el palacio Sponza ya no alberga el tesoro de la República, como hiciera siglos atrás, aunque sí conserva otro tesoro de igual o mayor importancia: el Archivo de Dubrovnik, que fue trasladado aquí poco después del gran terremoto del año 1667. Y es que Paskoje Miličević Mihov debió hacer un buen trabajo pues este edificio fue uno de los pocos de la ciudad que no sufrió ningún daño durante el seísmo.

  • Precio: 25HRK
  • Horario: de 8h a 15h, los sábados hasta las 13h y los domingos cerrado
icono verde 83

Dominikanski samostan

Este monasterio también un precioso claustro y una biblioteca que alberga más de 16.000 volúmenes, 200 de ellos incunables, de los que destaca un Tratado de Santo Tomás de Aquino del siglo XIV.

Pero aparte de todo esto, el Monasterio de los Dominicos es una de las pinacotecas más importantes de Croacia. Aquí podemos admirar las obras más significativas de la escuela pictórica de Dubrovnik de los siglos XV y XVI, con lienzos de Božidarević, Hamzić y Dobričević. Una de las estrellas de la exposición es el famoso icono de la Virgen con el Niño.

Por último cabe destacar que en la capilla de la iglesia de Santo Domingo se encuentra el gran crucifijo, obra de Paolo Veneziano, del siglo XIV, que también merece la pena admirar.

  • Precio: 20HRK
  • Horario: de 9h a 17h
icono verde 84

Katedrala Marijina Uznesenja

La hermosa catedral que hoy vemos fue construida a caballo de los siglos XVII y XVIII sobre las ruinas de la antigua catedral bizantina y románica, destruida en el gran terremoto de 1667. El anterior edificio, perdido para siempre, fue la primera basílica románica que hubo en la costa oriental del Adriático. Aunque fueron incontables los edificios destruidos por el terrible seísmo esta pérdida fue especialmente lamentada por los habitantes de la vieja Ragusa, motivo por el cual no se escatimaron esfuerzos para lograr su recuperación.

El principal artífice de la reconstrucción de la Catedral de Dubrovnik fue el sacerdote y diplomático Stjepan Gradić, quien recaudó los fondos necesarios para iniciar la reconstrucción y contratar al afamado arquitecto italiano Andrea Buffalini de Urbino para llevar a cabo la tarea. Su plan fue aceptado en 1671 por el Senado de Dubrovnik y las obras se iniciaron de inmediato aunque no concluyeron hasta 42 años después, ya que la falta de liquidez obligó a interrumpir de manera indefinida los trabajos en varias ocasiones. El colaborador de Buffalini, el también italiano Paolo Andreotti, fue el encargado de iniciar la ejecución de la obra aunque quien culminó los trabajos fue el maestro local Ilija Katičić.

El Tesoro

El exterior de la Catedral destaca por el color azul de la cúpula, que contrasta con el rojo de los tejados del resto de la ciudad antigua, y por la elegancia genuinamente barroca de su magnífica fachada. Pero lo realmente interesante de la Catedral está en el interior, por lo que ningún visitante debería limitarse a fotografiarla de fuera y renunciar a conocerla por dentro.

El interior del templo, en forma de cruz latina, está dividido en tres naves rematadas por la antes mencionada gran cúpula. Debajo de ella se encuentran numerosos altares profusamente decorados al estilo barroco, sofisticado y recargado, según los cánones estéticos de la época. Entre las numerosas obras de pintores renacentistas italianos que decoran el interior destaca el Políptico de Tiziano del año 1552, llamado “Asunción de María”, ubicado sobre el altar principal, así como la pintura de la Madonna della Seggiola, atribuida a Rafael.

En una de las capillas ubicadas a la izquierda del altar principal, se encuentra el famoso Tesoro de la Catedral, compuesto por numerosas reliquias que sobrevivieron al terremoto. La principal de estas reliquias es la de los restos de San Blas (un cráneo, una pierna y un brazo), el patrón de la ciudad, que se conservan en el interior de tres valiosos relicarios de oro, uno de ellos con forma de corona, decorados con incrustaciones de piedras preciosas y esmaltes policromados. Estos relicarios son los que se llevan en procesión durante la celebración de la fiesta de San Blas, el 3 de febrero. La catedral contenía muchas otras reliquias que se perdieron en el terremoto.

  • Precio: 0HRK la entrada, 10HRK si se quiere ver el Tesoro
  • Horario: de 8h a 20h, domingos de 11h a 17:30h

 

Nos faltará para completar la visitar a la ciudad subirnos a las murallas, pero esto lo haremos más adelante, que Helena seguro que quiere ir a descansar y Pipo a jugar con su nuevo amigo.  

 

Escribir un comentario

Los usuarios que se autentican vía el formulario en abierto tienen que esperar a que revisemos el comentario, ya que se consideran invitados en elPipo.es; los que se dan de alta vía Facebook, Google o el propio portal verán publicado su comentario al instante
   


Código de seguridad
Refescar